KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Cine

21 agosto, 2017

Las 12 PELÍCULAS de 2011 que no debiste perderte

kt inside job pic

Es tradición en KTARSIS que mi último post del año esté dedicado a repasar las mejores películas evaluadas por la crítica de la web a lo largo del año. Sin embargo como decía ya en el repaso televisivo que tratábamos ayer, este 2.011 ha sido un año diferente para esta web. Hemos sufrido un largo parón que si bien nos ha ayudado a mejorar muchos aspectos críticos de nuestro proyecto, también nos ha dejado fuera de juego durante unos cuantos meses. Por eso no creo que sea justo elaborar como siempre una lista de “Lo Mejor del Año” cuando han quedado sin juzgar títulos tan representativos de este 2.011 como Midnight in Paris, El Topo, Melancolía o Un Dios Salvaje, por mencionar solo algunos. Por eso vuelvo a optar por una serie de recomendaciones sobre películas de muy diversos géneros -una por cada mes del año- que más han llamado nuestra atención y que sin duda también gozarían de la vuestra.

-EL ÁRBOL DE LA VIDA (THE TREE OF LIFE): El lirismo filmado que es el conjunto de la filmografía de Terence Malick tuvo este año su capítulo culminante. La película es la obra más representativa del estilo del autor, un compendio de poesía, sensaciones y emotividad. No es sin embargo para todos los públicos. Es comprensible que muchos espectadores se sientan totalmente descolocados ante la película y perciban que lo que ven en pantalla es una invitación al sueño. Nos ha pasado a todos, cierto, pero solo por su peculiaridad merece la pena darla una oportunidad.

-HARRY POTTER Y LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE PARTE II (HARRY POTTER AND THE DEATHLY HALLOWS PART II): A sido el gran evento cinematográfico del año, al menos a la hora de movilizar a las masas. La saga nació como un producto infantil, blando y bienintencionado pero ha logrado con su madurez convertirse en una obra épica, oscura y muy emocionante. El cierre a una franquicia que ha deleitado a millones de fans tenía que estar a la altura y el resultado fue un espectáculo visual antológico.

-EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (RISE OF THE PLANET OF THE APES): Una de las sorpresas del año. La poca fe que despiertan entre la crítica remakes, reboots, precuelas y secuelas se convirtió en halagos para este nuevo comienzo de una de las sagas de ciencia ficción más recordadas de la gran pantalla. La película no solo mostraba una calidad técnica inmejorable, sino que también desgranaba un relato muy crítico cargado de un gran sentido del espectáculo. Puede que no quede muy académico incluirla en una lista de este tipo, pero lo merece.

-127 HORAS (127 HOURS): Danny Boyle regresaba con la responsabilidad de volver a sorprender a sus seguidores y lo cumplió en gran medida con este curioso relato de supervivencia. El director británico se apoyó en los hechos reales que trataba para hablarnos también sobre la necesidad de formar parte en una sociedad solidaria y aconsejarnos así derribar las altas barreras que a menudo crea el individualismo. James Franco estaba genial y el filme sirvió para darle un enorme impulso a su carrera.

-CISNE NEGRO (BLACK SWAN): Es rara, desagradable y pretenciosa. Pero también es valiente, magnética y diferente, una de las obras de autor que han triunfado este año y que tanto echábamos de menos en ejercicios anteriores. El filme expone el lado más siniestro del éxito con un Darren Aronofsky que no se corta a la hora de pasarse de vueltas y empujar a su obra hasta límites insospechados. Le valió el Oscar a una Natalie Portman que llevaba tiempo haciendo méritos para ganarlo.

-HANNA: Otra rareza aunque en esta ocasión más dinámica y amena que sus predecesoras. Joe Wright cogió una historia de espías que en manos de otro director habría quedado en un simple thriller de acción y la transformó en un relato sobre la madurez con alma de cuento clásico. El filme sirvió también para reivindicar el talento de Eric Bana y para que Saoirse Ronan volviera a demostrar una sobrenatural madurez interpretativa. Lástima que no llamara demasiado la atención del gran público.

-EL DISCURSO DEL REY (THE KING’S SPEECH): Era tan perfectamente académica que se la podría acusar de premeditación. La película que triunfó en los Oscars parecía diseñada precisamente para arrasar en los premios, pero ese dato no le resta calidad. El reparto estaba sobresaliente con un Colin Firth enorme, y además las historias de poderosos con problemas cotidianos siempre logran obtener empatía entre los espectadores. También se detenía para ponderar el sentido de la responsabilidad que debería ser inherente a todo gobernante. En los tiempos que corren, eso nunca está de más.

-CARLOS: Otra de las sorpresas / rarezas de este 2.011. La película que ha puesto a Edgar Ramírez en las agendas de todos los productores del mundo era un trepidante relato sobre ese negocio llamado terrorismo, sobre quienes lo financian y sobre quienes amparados en ideales se lucran con él. Nació como miniserie de televisión de gran potencia y no perdió ni un ápice de calidad en su versión cinematográfica. Muy recomendable en cualquiera de sus formatos.

-VALOR DE LEY (TRUE GRIT): También era un remake aunque teniendo en cuenta quién lo firmaba las sensaciones ante su llegada eran muy diferentes. Se daba por hecho que los hermanos Coen iban a dar a un clásico del western el trato que merecía, pero resultó que la pareja de cineastas se salió de lo preconcebido para darnos su propia versión de una historia inmortal sobre el sentido del deber. Un western crepuscular mayúsculo filmado por dos talentos imprescindibles, protagonizado por un icono del séptimo arte como es Jeff Bridges y con la presencia de una joven llamada Hailee Steinfeld que va a dar mucho que hablar.

-DRIVE: Tener personalidad tiene premio, y ese premio se llama calidad. Nicolas Winding Refn se plantó en Hollywood para dirigir lo que en teoría era un thriller automovilístico y manteniéndose firme en su estilo y convicciones nos regaló una de las mejores películas del año. El reparto es espectacular pero entre ellos sobresale su protagonista. El conductor callado de Ryan Gosling es ya uno de los personajes referencia de este 2.011 y su interpretación una de las más sobresalientes. Sin duda una gran formar de cerrar un año de cine.

-WINTER’S BONE: Pequeña, humilde, austera pero absolutamente desgarradora. Muestra sin edulcorantes el aspecto más triste, injusto, atávico y pobre de la superpotencia económica mundial mediante una narración precisa sin dar la espalda a la emotividad. La película más descarnada que llegó a las grandes galas de premios de este año sirvió también de perfecta carta de presentación para una jovencísima Jennifer Lawrence, ya postulada como gran estrella del futuro inmediato en el cine de su país.

-INSIDE JOB: Es el mejor documental del año gracias a su arrojo, su capacidad didáctica, su sentido del ritmo y su firmeza en sus convicciones. Con la que está cayendo es también una guía imprescindible para que el ciudadano de a pie, alejado de cifras macroeconómicas, comprenda las causas de la crisis y logre identificar a los auténticos culpables. Este filme, que relata sin que le tiemble la mano el mayor robo de nuestros tiempos, se merece sin lugar a dudas acaparar el mayor número de espectadores posible. Imprescindible.

Como cada año soy el primero en admitir que ahí faltan títulos, por lo que os animo a dejar vuestra propia lista en los comentarios.

Aprovecho la oportunidad para desearos el mejor fin de año posible y un arranque de 2.012 a la misma altura.

¡Feliz año a todos! Nos leemos en 2.012.






4 Comentarios


  1. 9/12 not bad, aunq me faltan algunas y me sobran otras, yo no metería tree of life ni en la bolsa de la basura… ejem, ejem…


  2. Todo un descubrimiento tu blog! Me ha sorprendido y me ha encantado! Por supuesto tienes mi voto en los premios 20blog! Suerte!



Deja un comentario