Fue la gran promesa del cine británico logrando incluso una candidatura el Oscar a pesar de la brevedad de su carrera. Luego Keira Knightley ha empezado a pasar más desapercibida según unos por no llegar a mostrar el nivel esperado y según otros por tener un olfato más selectivo a la hora de elegir los proyectos en los que se ve envuelta. Tras demostrar sus cualidades interpretativas el pasado 2.011 en la injustamente olvidada Un Método Peligroso la actriz ya prepara Anna Karenina junto a Joe Wright, probablemente el director que mejor rendimiento la ha logrado sacar y con el que en apariencia se siente más cómoda. A la vista de estos nuevos desafíos la intérprete recuerda a sus compatriotas su poder de seducción desde las páginas de la edición británica de GQ.

Más en la red…

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.