Lo hemos dicho más veces en este mismo blog. Thomas Jane es un auténtico fan del cómic. El actor no ha duda nunca en exponer y explotar esa faceta, prestándose a participar en cualquier proyecto ligado a ese mundo e incluso ofreciéndose a aparecer en otros para los que en principio no contaba. Jane gozó interpretando a Frank Castle en la primera adaptación de Punisher a la gran pantalla. Desafortunadamente el intento no cuajó y el actor quedó apartado del personaje. Ahora el bueno de Jane se desquita con Dirty Laundry, un cortometraje dedicado a su antihéroe favorito para el que ese otro pedazo de pan -a pesar de esa cara- que conocemos como Ron Perlman también se ha prestado. Ambos dejan las cosas claras: no se trata de presionar a Marvel para que financie una secuela, ni de intentar seguir con la franquicia con su cuenta, ni de explotar comercialmente el formato. Es sencillamente un pequeño homenaje a su afición, una manera de mostrar al público cómo entiende a su alter ego, un intento de quitarse una espina clavada, una forma de pasar el rato entre amigos y un gran modo de entretener gratuitamente al espectador. Thomas, Ron. Gracias.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.