Una de las mayores sorpresas mejor guardadas de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y sin duda uno de los momentos que será más recordado del evento fue contemplar cómo el mismísimo James Bond escoltaba a la reina Isabel II hasta el estadio de Stratford. Tanto el actor Daniel Craig como la monarca se prestaron a una broma que concluyó de manera apabullante, dejando claro que ante un acontecimiento como este hasta las instituciones más respetadas de un país deben participar como así se les solicita. Ese toque de brutal humor británico amenizó una ceremonia dirigida por el ganador del Oscar Danny Boyle, que estuvo ayudado por el también director de cine Stephen Daldry, personalidades como Kenneth Branagh, Rowan Atkinson, J.K. Rowling o Paul McCartney y por miles de voluntarios que colaboraron en una obra muy llamativa que paseaba por el imaginario colectivo británico desde la revolución industrial hasta nuestros días.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.