KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Cine

11 diciembre, 2016

Tony Scott (1944-2012)

Más artículos de »
Escrito por: David Tordable
Etiquetas: , , ,
TonyScott01

Con la muerte de Tony Scott (1944-2012) perdemos a uno de los directores de acción más prolíficos de los últimos años, y es que el hermano pequeño de Ridley Scott, con su estilo frenético con la cámara, llegando a lo extremo, y el aspecto visual de sus películas (altos contrastes, colores saturados, grano en exceso), ha sido uno de los más influyentes en el género durante las últimas décadas, siendo copiado e imitado hasta la saciedad por las nuevas generaciones de hollywood.

Tony comenzó su carrera trabajando en la empresa de publicidad de su hermano hasta que tuvo su primera oportunidad en el cine, tras el éxito de varios directores de publicidad ingleses (Hugh Hudson, Adrian Lyne, el propio Ridley Scott) llamaron al propio Tony para digirir El ansia (The Hunger, 1983), que desafortunadamente no se hizo con el favor de crítica ni de público, pero si llamo la atención de los productores Don Simpson y Jerry Bruckheimer que se pusieron en contacto con él para dirigir la película que le haría saltar a la fama, no sólo a él, sino también a su joven estrella, Top Gun (1986).

Después de trabajar en otro par de películas (entre ellas la secuela de Superdetective en Hollywood en 1987), el equipo de Top Gun volvió a reunirse  intentando repetir la fórmula, pero cambiando esta vez cazas de combate por coches de carrera en Días de trueno (Days of Thunder, 1990), la cual no gozó de tanto éxito pero confirmaba a Scott como un valor seguro en el género.

Tony siguió trabajando en el cine de acción, colaborando con grandes estrellas de Hollywood (y casi siempre con Jerry Bruckheimer en la producción), dirigió a Bruce Willis en El último Boy Scout (The Last Boy Scout, 1991), a Brad Pitt en Amor a quemaropa (True Romance, 1993, con guión de Quentin Tarantino), con quién también repetiría años más tarde en Spy Game (2001), a Robert De Niro en Fanático (The Fan, 1996), Will Smith en Enemigo público (Enemy of the State, 1998), pero fue sin duda una colaboración la que todo el mundo recordará, y es la que tuvo con Denzel Washington, con quien compartiera rodaje en Marea Roja (Crimson Tide, 1995) y que repetiría más tarde hasta en cuatro ocasiones, El Fuego de la Venganza (Man on Fire, 2004), Déjà vu (2006), Asalto al tren Pelham 1 2 3 (The Taking of Pelham 1 2 3, 2009) e Imparable (Unstoppable, 2010), la que fue su última película como director.

Pero no limitó sus labores a la dirección, ya que durante la última década, también se dedicó a producir no sólo sus películas, sino junto a la productora que compartía con su hermano (Scott Free Productions), una gran cantidad de películas y series (El Equipo A, Los Pilares de la Tierra, Numbers, Infierno Blanco, The Good Wife, y la reciente Prometheus…).

Por todo ello, siempre recordaremos a Tony Scott, no como el hermano pequeño del director de Blade Runner, sino como uno de los grandes exponentes de acción que ha dado el cine, descansa en paz Tony.






0 Comentarios


¡Sé el primero en comentar!


Deja un comentario