KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Cine

11 diciembre, 2016

Nicole Kidman renuncia a la ninfomanía

kt nicole kidman pic 2012

Se rompió el amor. O como queráis llamarlo. Pero empecemos por el principio de esta romántica historia. Por un lado tenemos a un artista único, inimitable y según él, también incomprendido. Un visionario europeo con una gran pasión por sí mismo y por hacer lo que le sale del arco del triunfo. Por el otro lado está la diva a la que los flashes no dejan dormir, brillante, idolatrada, imparable en su éxito; también ambiciosa, inteligente y abierta a nuevas experiencias a pesar de su jerarquía. Un día ella quiere probar algo nuevo, darle un giro más profundo a su carrera. Un día él quiere una estrella de fama mundial para darle lustre a su nueva idea. Se conocen, surge la chispa y ruedan una película.

Pero los tiempos cambian y con ellos cambian a quienes los viven. Y hoy Lars von Trier, rarito siempre, además de artista global es también la excusa perfecta para que cualquier actor de Hollywood determinado a resucitar su carrera con una interpretación puramente artística ruede en Europa. Y hoy Nicole Kidman, con su eterna tez de porcelana, vive horas bajas porque aunque no deja de trabajar, ya no es la omnipresente y omnipotente estrella de antaño. El destino parece conspirar para volver a unirles porque Lars, como siempre, tiene una nueva gran idea y Nicole, como siempre, busca un desafío. Pero no será esta vez.

Nicole Kidman, conocedora de que ahora se la juega en cada movimiento, le ha dicho a Lars Von Trier que de cine lo que quiera pero que ella, casta, de porno no entiende. Que no vale para ponerse delante de una cámara y tirarse, ahí todo explícita ella, al maromo de turno, ya sea el eterno adolescente desubicado Shia LaBeouf o ese hombre con rostro picassiano al que llamamos Willem Dafoe. Que tiene amigos, familia, fans y también inversores y a saber qué pensarán de ella. Que no puede hacer lo de LaBeouf, que entusiasmado por la idea del genio, le envía un video casero en el que realiza todo tipo de guarrerías con su actual pareja. Lars lo ve y concluye que el chico sirve. Nicole se entera y concluye que ella no.

Y así Nicole, ávida por escapar de la presumible polémica que acarreará la película, por no parecer desesperada por acaparar focos, por no querer dar que hablar, se niega a rodar su participación en Nymphomaniac aludiendo problemas de agenda. Al rescate ya ha acudido otra veterana gloriosa como Uma Thurman que compartirá fluidos con Willem Dafoe, Jean-Marc Barr, Charlotte Gainsbourg, Stellan Skarsgard, Shia LaBeouf, Jamie Bell, Christian Slater, Connie Nielsen y Udo Kier, co-protagonistas de este drama pornográfico como lo ha bautizado su rompedor creador. Rompedor pero no tonto. Von Trier ya avisa que editará una versión más puritana para venderla en cines. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir negocio?






3 Comentarios


  1. El MIMO 10

    (O_O) No tenia ni idea de ello



Deja un comentario