Este artículo recopila un hilo de Twitter sobre la serie DEVS. Si aún no la has visto, cuidado. Puede contener SPOILERS.

Es fácil adivinar el juego de palabras que realiza Garland con el título. DEVS es DEUS. ¿Es por la presentación de los personajes a los que caracteriza como profetas y sus apóstoles? ¿Por el tono religioso que emana en cada plano? ¿Por la banda sonora de canto gregoriano?

Sí. Son buenos indicios. Pero la pista principal que es ciencia ficción moderna. Y uno de los temas centrales del género es la relación del ser humano con Dios. Y el tema marca el tono. Y el tono marca la presentación. (Disclaimer: No el Dios judeocristiano. La esencia de DIOS)

La sci-fi retrata al ser humano como un buscador de la divinidad, ya sea en forma de Dios Antiguo, Inteligencia Alienígena o un simple Misterio Superior y, a menudo, inescrutable. La recompensa es entender mejor la condición humana. El precio a pagar es, a menudo, la locura.

También va un paso más allá. Mostrar al ser humano ansiando convertirse en Dios a través del poder supremo de la Creación. Para su desgracia, su criatura pronto escapa a su control causando la destrucción última de sus creadores. Y si eres destruido por inferiores no eres Dios.

La sociedad cambia y el arte refleja esos cambios. La tendencia actual es otra. La humanidad como creadora, pero de lo Divino. Dios no es más que un producto del ingenio tecnológico, que supera el alcance del ser humano y que este, intenta poner a su servicio. (Sale mal.)

El problema es que DEUS es omnipotente, omnipresente, omnisciente. Lo es todo. Ante ese poder, el ser humano sólo puede aceptar la pérdida de control y, en el caso de que lo divino tenga un plan, participar en él como un mero agente de su voluntad. Un peón en una partida ajena.

Esta tema ya lo ha tratado Garland en sus anteriores obras, pero parece que aún tiene cosas interesantes que contar. Lo mismo pasa con Jonathan Nolan, que lo trabajó en Person of Interest, tal vez con bajo seguimiento de audiencia, y ahora está intentando resarcirse en Westworld.

Esta tema ya lo ha tratado Garland en sus anteriores obras, pero parece que aún tiene cosas interesantes que contar. Lo mismo pasa con Jonathan Nolan, que lo trabajó en Person of Interest, tal vez con bajo seguimiento de audiencia, y ahora está intentando resarcirse en Westworld

Para terminar. Nada es casual. Offerman con un halo en la cabeza retratado como profeta, la cadencia pausada que invita a la meditación y la espiritualidad, la presentación del laboratorio como si fuese un templo… El Dios invisible en un guion es el Tema. Y aquí, ese es DEUS.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.