SNOW WHITE AND THE HUNTSMAN  (128 Minutos Aproximadamente. Estados Unidos). También con Chris Hemsworth, Sam Claflin, Bob Hoskins, Toby Jones, Nick Frost, Ian McShane, Ray Winstone, Brian Gleeson. Escrita por Evan Daugherty, John Lee Hancock, Hossein Amini.

Sinopsis: Tras usurpar el trono, la hermosa Reina Ravenna solo ve un obstáculo a su poder: la princesa Blancanieves. Consciente de que la joven es el único oponente a su belleza, Ravenna pretende consumir su esencia para convertirse en la regente inmortal de la región. Sus planes se frustran cuando la chica logra huir del castillo y refugiarse en un tenebroso bosque, donde espera encontrar a los últimos miembros de la resistencia. Para capturar a su presa, Ravenna contrata al único hombre tan loco como para aventurarse en ese siniestro lugar, un rudo cazador sin nada que perder.

Crítica: El fin de la ingenuidad, de la inocencia, trae consigo un conocimiento supremo de los trucos de la ficción. Lo nuevo no sorprende y lo viejo es de sobra conocido. Lejos de innovar, ante esta problemática el narrador solo puede ampararse en una alteración de su arte, en un cambio en la forma de contar lo mismo de siempre. Aunque esta solución pueda parecer el camino más fácil hacia un negocio rentable, entraña sus riesgos y dificultades. Buen ejemplo de ello nos lo traen este año las diversas adaptaciones de una fábula clásica como Blancanieves: a pesar de compartir como base el mismo cuento de siempre, no podrían ser más distintas. Esta, más madura, trabajada, osada y en definitiva mejor, crea alrededor de la obra un universo siniestro, inquietante y desolador que se apoya en unos sobresalientes efectos especiales no solo amparados por la técnica, sino también por la imaginación. En un primer contacto con la cinta se agradece esa determinación en ser diferente y sorprendente, en alejarse del seguro camino que sigue la multitud. Son los mejores momentos de la película del debutante Rupert Sanders, que encuentra como gran aliada a una gigantesca Charlize Theron, asquerosa y cruel; bella y cautivadora a la vez. Luego, con el paso de los minutos y una cada vez mayor presencia en pantalla de la pavisosa número uno del mundo, el invento decae y se vuelve convencional. Kristen Stewart, que puede llegar a ser una buena actriz, sigue siendo por el momento un impecable lienzo carente de alma y carisma, lo cual incluso empuja al respetable a romper su empatía hacia su cargante personaje y a cuestionarse una alianza con la malvada bruja a la que da vida Theron. Con la tensión sexual a tres bandas de nuevo rodeando a la joven aprendiz de estrella, la entrada argumental de la manida búsqueda de un elegido y a pesar del bálsamo que supone su espectacular equipo de enanos, la adaptación se desploma hasta caer en un nivel inferior. El de esos cuentos que se disfrutan con intensidad pero que jamás aspirarán a convertirse en leyenda.

Más en la red…