CHRONICLE  (85 Minutos Aproximadamente, Estados Unidos). También con Michael B. Jordan, Michael Kelly, Ashley Hinshaw, Anna Wood. Escrita por Max Landis y Josh Trank.

Sinopsis: Andrew es un chico introvertido con una vida familiar complicada que jamás ha llamado la atención en el instituto. Un día en compañía de su primo Matt y de Steve, uno de los chicos más populares del lugar, encuentra un misterioso artefacto que alterará la vida de los tres para siempre. Pronto comienzan a desarrollar asombrosas habilidades que con el paso del tiempo intentar ir perfeccionando. Al mismo ritmo que sus nuevos dones su amistad se hace más fuerte, pero la forma de usar su poder comienza a crear una brecha en el grupo.

Crítica: Lo de un gran poder conlleva una gran responsabilidad puede sonar a tópico pero lo cierto es que esa breve frase es la que mueve todo este género. Es esa manida máxima la que sostiene todo este universo de capas, antifaces y guaridas secretas. Por eso tal vez el mayor logro de Josh Trank y Max Landis no ha sido tanto escoger un formato ideal, dirigir a sus actores con tiento, afinar un guión que toca diversas teclas o lograr entretener al público durante cada minuto de su obra, sino comprender que esa es la clave. Que el resto son solo añadidos ornamentales, tácticas mercantiles o discursos erróneos. Chronicle no habla del héroe pese a definirlo, ni lo enfrenta irreflexivamente a un villano pese a crear uno de los mejor construidos que hemos visto en tiempos, ni le debe la vida a un torrente de píxeles pese a no temblarle el pulso a la hora de usarlos. Chronicle postula sobre el poder y la enorme responsabilidad que conlleva su uso. Escruta en la naturaleza humana y aprieta donde más duele, en la marginación social, en la pérdida, en el orgullo herido, convirtiendo al oprimido en cruel depredador a través de una creciente deriva megalomaníaca que para deleite de nuestros sentidos culmina en un espectacular y adrenalínico tercer acto. No evita el tópico de instituto porque lo necesita para redefinirlo en la misma medida que, dicen, lo ha hecho con el género superheroico . Es lógico disentir con esa opinión cuando se ha crecido con viñetas ante los ojos. Chronicle no revoluciona el género, lo devuelve a sus orígenes.

Más en la red…