HAYWIRE (INDOMABLE 93 Minutos Aproximadamente, Estados Unidos – Irlanda). También con Michael Fassbender, Michael Douglas, Bill Paxton, Channing Tatum, Antonio Banderas, Michael Angarano, Mathieu Kassovitz. Escrita por Lem Dobbs.

Sinopsis: Mallory Kane trabaja como agente para una empresa de seguridad privada y es, a pesar de su juventud, una de las mejores empleadas de la compañía. Durante una misión de rescate en Barcelona Mallory percibe que algo no va como debería, pero sin apenas tiempo para meditar sobre ello recibe un nuevo encargo en Dublín. Allí las sospechas de Mallory tomarán forma cuando sus propios compañeros intentan asesinarla. Será entonces cuando la joven tendrá que usar todas sus habilidades para escapar de la trama y vengarse de los traidores.

Crítica: Ante la muy personal línea de actuación que ha escogido Steven Soderbergh lejos de la pauta que le indicaba su enorme éxito, no queda más que rendirse. El director se guía solo por sus instintos artísticos dejándose por el camino obligaciones corporativas, lo cual aunque solo sea por insólito, se agradece. Así se ha convertido en un viajero entre géneros del que es difícil adivinar su próximo paso. Recala sin precedentes en su carrera con esta Haywire en el cine de acción al uso al que, no obstante, logra disfrazar gracias a su peculiar estilo narrativo -por momentos efímeros retazos que conforman paso a paso un todo más complejo- en un thriller con mayor empaque de lo previsto. La película es a ratos Los Tres Días del Cóndor, a ratos cine Statham y a ratos Bourne. Intriga, verosimilitud y palos van de la mano en un relato un tanto duro de digerir que por momentos empuja a desconectar de la pantalla, pero que en conjunto logra hacer pasar el rato. El filme da la oportunidad también de disfrutar de los breves minutos en pantalla de un batallón de pesos pesados masculinos que intentan amargar la fiesta a la omnipresente fémina protagonista, una brutal Gina Carano que hace uso de sus sobresalientes aptitudes físicas para comerse el papel. Tiene unos casi imperceptibles momentos de humor autoparódico en los diálogos y en las interpretaciones, una buena ambientación -algo raro en el género-, acción rodada con originalidad y mucho girl power. Y aunque no es una obra tan cosmopolita, cautivadora, moderna y compleja como las que ha firmado su autor, este demuestra una rara versatilidad para llevarla a buen puerto sin aparente esfuerzo. ¿Qué  será lo próximo de este director indomable?

Más en la red…