JOHN CARTER (133 Minutos Aproximadamente, Estados Unidos). También con Samantha Morton, Mark StrongCiaran HindsDominic WestJames PurefoyDaryl Sabara,Polly Walker, Bryan CranstonThomas Hayden Church y Willem Dafoe. Escrita por Andrew Stanton, Mark Andrews y Michael Chabon sobre la novela de Edgar Rice Burroughs.

Sinopsis: Tras perderlo todo en la guerra, el veterano John Carter malvive buscando todo tipo de tesoros. Durante una de sus expediciones termina en una extraña cueva donde un misterioso ser le transporta a tierras de Marte. A pesar de que todo es nuevo para sus ojos, el militar pronto descubrirá que en aquel lejano planeta existe sin embargo un conflicto que para él es muy cercano. La guerra civil entre dos grandes ciudades amenaza con arrasar todo ese mundo si Carter no toma partido. Sus dudas se disiparán cuando en su camino se cruza una princesa de Marte.

Crítica: Si la tradición nos dice que un director puede dejar su sello en cualquier obra, la experiencia nos indica que un estudio es capaz de lo mismo. Así se puede afirmar que John Carter es puro Disney, con todo lo bueno y malo que ello conlleva. Por una parte la compañía garantiza calidad, profesionalidad, inteligencia y talento en el desarrollo de sus productos, generando en consecuencia un entretenimiento vistoso, sencillo y para toda la familia. Por otra, se da por hecho que nada escapará al férreo control de contenidos de la multinacional, que su moraleja será simplista resultando indolente en cuestiones más profundas y que alterará, si cree que de ello puede sacar rendimiento, cualquier aspecto de la obra. Así La Princesa de Marte, obra clave para un género como la ciencia ficción, se transforma en John Carter, una cinta de aventuras para todos los públicos que hace gala de un gran derroche visual pero que patina por momentos. Culpemos a Stanton, excelente director de animación pero novato en este medio, de narrar algunas cuestiones sin el tiento necesario, de ser laxo en la dirección de actores y de lograr poco tiempo para lo que quiere contar y gastar demasiado en lo que termina contando. Por lo demás la cinta deja algunos detalles a tener en cuenta, como que Taylor Kitsch puede convertirse en estrella de blockbuster sin comerlo ni quererlo, que Lynn Collins queda genial como Wonder Woman, que Willem Dafoe y Thomas Haden Church lo habrían clavado también de monstruos verdes con solo un poco de maquillaje, que Mark Strong funciona de malo malísimo para lo que sea y que la pareja Ciaran Hinds – James Purefoy es un reflejo marciano de aquella de Roma. Sin miedo a decepcionar a los fans, que los hay, de la mayúscula obra literaria en la que se inspira, la película es un malogrado aunque entretenido intento de negocio que pasa de puntillas por nuestra memoria y logra convencernos de que a veces, solo desde las páginas de un buen libro y con nuestra imaginación como único medio de transporte, se logran explorar a fondo otros mundos.

Más en la red…