LA INVENCIÓN DE HUGO  (HUGO, 125 Minutos Aproximadamente, Estados Unidos). También con Ben Kingsley, Sacha Baron Cohen, Jude Law, Christopher Lee, Richard Griffiths, Ray Winstone, Emily Mortimer, Frances de la Tour. Escrita por John Logan sobre la novela de Brian Selznick.

Sinopsis: Tras la muerte de su padre, Hugo ha aprendido a sobrevivir por su cuenta en la estación parisina de Montparnasse haciéndose cargo de los relojes, robando la comida que necesita y reuniendo las piezas que faltan para poder reparar un misterioso autómata que le dejó como único legado su progenitor. Un día Hugo coincide con un arisco vendedor de juguetes y con la misteriosa niña a su cuidado. Juntos investigarán el asombroso secreto que guarda el ingenioso artefacto y que resulta estar relacionado con el brillante pasado del anciano comerciante.

Crítica: A estas alturas ya no se sabe si ese señor llamado Martin Scorsese le debe mucho al cine o si el cine se lo debe a él. En cualquier caso el director, humilde, ha decidido dedicar un año de su trabajo a rendir tributo al arte al que ha ofrecido toda su vida profesional. El resultado es esta magnífica Hugo, una obra imprescindible para todo amante del séptimo arte y también para aquel que aún tiene pendiente descubrir su auténtica capacidad de fascinar. Una crítica fría hablaría de una nueva demostración de talento por parte del director, de un reparto sobresaliente, de un relato coherente y de algún perdonable bajón narrativo en el segundo acto. Pero no procede. Porque la película se ve con el corazón en un puño y ojos ingenuos, como si se descubriera por primera vez este cautivador invento capaz de llegar a las fronteras del alma. Para Scorsese, el cine no se entiende solo como una maquinaria con tremenda habilidad para maravillar, sino también como un juego de ilusiones con el imparable poder de inspirar para crear maravillas. Es un elemento rompedor, generador de cambios y hacedor de sueños que cobra un sentido aún más elemental a través de las aventuras del desdichado Hugo. La cámara de Scorsese se mueve como nunca, como siempre, por las fascinantes entrañas de un escenario de ensueño al que un reparto inspirado, cautivador, dota de vida. Se postula que hay bondad en el mundo, que existen los finales felices si se lucha para lograrlos y que el talento es siempre eterno. Se demuestra que tanto desde los ojos del mago, como desde los de su público, todo lo que hay es magia, pura magia.

Más en la red…