LA MUJER DE NEGRO  (THE WOMAN IN BLACK, 95 Minutos Aproximadamente, Reino Unido – Canadá – Suecia). También con Janet McTeer, Liz White, Shaun Dooley. Escrita por Jane Goldman sobre la novela de Susan Hill.

Sinopsis: Aún atormentado por la pérdida de su mujer, un joven abogado londinense debe dejar atrás a su pequeño hijo y dirigirse a un remoto páramo con la misión de vender una casa. Una vez allí el letrado chocará con las frías costumbres de los lugareños y un hostil recibimiento. Ajeno a sus supersticiones, el joven pronto comenzará a ser el centro de una serie de desafortunados eventos sin explicación lógica alguna. Todo parece haber sido desencadenado por su visión de una misteriosa mujer.

Crítica: Enésimo producto de terror con casa encantada de por medio que deja claro que aunque ofrecer algo nuevo desde esa premisa es en la práctica imposible, producirlo es en cambio una apuesta casi segura. No llega esta inquietante Mujer de Negro para postular en contra de bases tan sólidas sino al contrario, para demostrar que la fórmula a pesar de ser repetitiva funciona. El primer gran placer que proporciona la cinta llega en el minuto cero, momento exacto en el que aparece en pantalla el logo de la Hammer, mayúscula satisfacción cinéfila para el fan del género en, quien lo diría, pleno 2.012. Luego la película hace honor a la tradición de terror de su casa proporcionando un entretenimiento que aunque no llega a horrorizar, es siempre efectivo en sus intentos de inquietar al respetable. Lo logra esencialmente apoyada en un impecable diseño de producción que logra poner en marcha a un juego constante de imágenes y situaciones perturbadoras que arañan a la vez la mente y el espinazo, situando en tensión hasta al más descreído de los héroes. Aquí es un Daniel Radcliffe que crece ante nuestros ojos aceptando con naturalidad un rol más maduro y resolviéndolo con notable habilidad, lo que demuestra que hay carrera más allá de los muros de Hogwarts. La gran tara de un conjunto muy sólido es un guión limitado que confía demasiado en su capacidad de sobresaltar olvidando tejer una historia más elaborada. En cualquier caso la película alcanza sus objetivos ofreciendo una historia de terror de tintes clásicos, en la que el progreso choca con las fronteras de lo inexplicable, y la lógica se desmorona ante la sobrenatural evidencia que llega a golpe de susto desde el más allá.