THE HUNGER GAMES (142 Minutos Aproximadamente, Estados Unidos). También con Liam Hemsworth, Elizabeth Banks, Woody Harrelson, Wes Bentley, Donald Sutherland, Lenny Kravitz, Stanley Tucci, Isabelle Fuhrman, Toby Jones. Escrita por Gary Ross, Suzanne Collins y Billy Ray sobre la novela de Suzanne Collins.

Sinopsis: Cada año cada uno de los doce Distritos debe enviar a un chico y a una chica como tributo al Capitolio de Panem. Una vez seleccionados los jóvenes serán lanzados a una lucha a muerte televisada a todo el país de la que solo uno saldrá con vida. En esta edición Katniss Everdeen, del Distrito 12, se ha ofrecido voluntaria para librar a su hermana pequeña de una muerte segura. Ante las cámaras Katniss tendrá que usar todas sus habilidades para sobrevivir y volver a casa con los suyos.

Crítica: A pesar de su apariencia de vacío evento comercial orientado exclusivamente al público adolescente, Los Juegos del Hambre se reserva ciertas complejidades que la convierten en el perfecto nacimiento de una saga a tener en cuenta. Lejos de acogerse a la siempre cómoda sencillez argumental y de rendir su forma al espectáculo, la cinta apuesta por ofrecer diversas lecturas a una trama que invita a la reflexión y al mismo tiempo, por una ambientación demoledora. El primer tramo de la cinta es sobrecogedor y logra imbuir al espectador en un contexto desgarrador que ofrece momentos de gran emotividad. Con el paso del metraje Gary Ross incide de manera un tanto superficial, pero a la vez efectiva, en el retrato de sus personajes y en el de la alta sociedad de Panem, un lugar que por desgracia parece un anticipo de un futuro incierto más que un paraje puramente imaginario. El texto de Collins, inspirado en su propia obra, postula una sociedad en la que la clase trabajadora, castigada hasta la humillación, acepta resignada la cesión de su bien más preciado, su futuro, encarnado en la ofrenda de sus nuevas generaciones a un siniestro espectáculo mediático, mitad show mitad escarmiento. Se echa de menos una violencia más explícita, una carga política aún más osada y un mejor tratamiento de la inevitable trama romántica, pero teniendo en cuenta el tipo de producto que es no se le puede pedir más. A pesar de que ese elemento hormonal se hace con el control de la cinta en su último tramo, desmereciendo anteriores méritos, Los Juegos del Hambre cumplen con dignidad anticipando que la Katniss Everdeen de una gigantesca Jennifer Lawrence tiene aún muchas flechas que lanzar. Por el momento da en el blanco.

Más en la red…