MS1: MÁXIMA SEGURIDAD  (LOCKOUT. 95 Minutos Aproximadamente. Francia.). También con Peter Stormare, Joseph Gilgun, Vincent Regan, Lennie James, Jacky Ido, Tim Plester, Mark Tankersley, Anne Solenne Hatte. Escrita por James Mather, Stephen St. Leger, Luc Besson

Sinopsis: Tras ser acusado de un crimen que no cometió un soldado de élite se verá obligado a participar en una misión suicida: rescatar a la hija del Presidente de los presos que tras un motín se han hecho con el control de la MS1, la prisión espacial más segura.

Crítica: Se supone que Luc Besson es un auténtico genio, un hombre que tras firmar algunas de las obras más representativas del cine comercial de su país durante las últimas décadas, ha cedido su talento creativo a su propia compañía. La mente de Besson es el motor de EuropaCorp, su arte, el catalizador de todos sus proyectos. Como un mago en la sombra, él siempre está tras los trucos que firman sus acólitos. En Lockout, un guión firmado como original pero que no lo es tanto, se demuestra en cambio que Besson tiene más de hábil comerciante que de rompedor cineasta. Una vez más se pone en evidencia que el galo y los suyos no buscan sorprender o ilusionar, sino tan solo entretener, divertir y también, por supuesto, recaudar. MS1 podría haberla firmado John Carpenter como una nueva secuela de las locas aventuras de Snake Plissken, ya que funciona exactamente igual aunque se eche muy de menos esa cutrez artesanal propia de aquellas películas. La cinta también luce un acabado cuestionable y como en aquellas un tipo duro en lucha con el sistema deberá rescatar de las manos de los bárbaros a la frágil representante de una civilización decadente, pero civilización al fin y al cabo. Con menos mala leche e imaginación que sus musas ochenteras pero con mucha más acción, el producto alcanza su objetivo de entretener sin pretensiones haciendo además encajar a la perfección a cada intérprete en su personaje. Pearce funciona como badass, Grace como belleza con inquietudes, Stormare como capullo, James como zalamero y Gilgun como vicioso. En definitiva, la película cumple lo que promete, pero queda ensombrecida, como muchas otras, por la existencia de un pasado que recordamos como más brillante únicamente por haber sido alumbrado por genuinos genios.

Más en la red…