SERBUAN MAUT (101 Minutos Aproximadamente. Indonesia.). También con Donny Alamsyah, Yayan Ruhian, Pierre Gruno, Tegar Setrya, Ray Sahetapy. Escrita por Gareth Evans.

Sinopsis: Un equipo de élite de la policía se adentra en uno de los barrios más peligrosos de Yakarta para efectuar una redada en un complejo de apartamentos controlado por uno de los más temidos criminales de la ciudad. Lo que debería haber sido una acción efectuada con rapidez pronto se convierte en una desesperada lucha por la supervivencia cuando el equipo es emboscado y todo el vecindario se le echa encima. Entre los agentes está el oficial Rama, que tiene una secreta motivación extra para cumplir la misión.

Crítica: Tradicionalmente el género de acción ha sido víctima de una curiosa problemática: ha demostrado una capacidad sobresaliente para seducir al espectador pero el analista le ha sido casi siempre esquivo. Ha sabido llevar a legiones de individuos ante la gran pantalla pero en pocas ocasiones ha sabido contentar a la crítica. A la exclusiva lista de cintas de acción que han logrado la compleja tarea de satisfacer a ambos sectores se une la sorprendente The Raid, un producto atípico tanto por su exótica procedencia como por su imparable éxito. Gran culpa de este espectacular resultado la tiene Gareth Evans que, como sus habilidosos protagonistas hace gala de una sorprendente habilidad digna de artista marcial para encontrar la virtud, la cuantía exacta de cada cosa, el centro perfecto que dota de equilibrio a su obra. La forma es atractiva, dinámica y espectacular, pero al mismo tiempo es claustrofóbica, tenebrosa, aterradora. Así logra potenciar un fondo que a cada paso en su narración se retroalimenta a la vez de una perfecta puesta en escena. De este modo el conjunto gana sobremanera porque ambas facetas, imagen y texto, están combinadas con sabiduría. Evans busca el espectáculo, el entretenimiento, el negocio si se prefiere, pero también insiste en narrar una historia, en profundizar en unos personajes, en exponer una idea y en provocar una reacción, un sentimiento. Viendo The Raid se dispara la adrenalina pero también se sufre terror, la reacción de espanto más genuina al saber que algo terrible viene a por ti y que solo tus puños y tus ganas de vivir te pueden librar de esta. Enérgica y vibrante pero también violenta y dolorosa, The Raid es una de las películas de acción del año y una de las pocas que llega por méritos propios con la etiqueta de “imprescindible”.