HUNTED (BBC. Emitidos Tres episodios de 55 Minutos Aproximadamente). Con Melissa George, Adam Rayner, Stephen Dillane, Stephen Campbell Moore, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Morven Christie, Lex Shrapnel, Dhafer L’Abidine, Dermot Crowley, Oscar Kennedy, Indira Varma, Patrick Malahide.

Adicción al peligro

Sam Hunter es la mejor espía de Byzantium, una compañía dedicada al peligroso y lucrativo mundo de la inteligencia privada. Durante una misión Sam es tiroteada y dada por muerta. Un año después la agente volverá a retomar su trabajo con la esperanza de encontrar entre sus viejos compañeros al traidor que estuvo a punto de acabar con su vida.

Tras el éxito reciente del formato a través de la aclamada Homeland, es natural que sus competidoras quieran probar en él suerte con su propia visión del asunto. A la espera de nuevos títulos llega a las pantallas Hunted, en apariencia una especie de recopilación de las más modernas dinámicas del género tal y como las interpreta BBC. Para fortuna del ansioso televidente el show, que goza como tantos otros del virtuosismo propio de la casa, ofrece exactamente lo que promete pero, además, añade la inusual costumbre de aspirar a la perfección en cada uno de sus aspectos.

Aunque parta de una base tópica -inevitable por otra parte al ser una auténtica obra de género- la serie engancha desde el primer minuto gracias a una introducción fulgurante que después da paso a una de las mejores demostraciones de habilidad narrativa vistas en la pequeña pantalla. A partir de ahí el piloto no se relaja en su presión y comienza a aportar al espectador datos que, como en todo buen thriller, no dan paso a sencillas respuestas sino a nuevas e intrincadas preguntas.

Así Sam Hunter empieza a tomar forma ante nuestros ojos no solo como una letal, seductora, fría y manipuladora agente, sino como una mujer angustiada, aterrorizada por su situación personal, marcada por su pasado y siempre al borde de un ataque de nervios. O de balas. Hunter, de cazadora, ha pasado a ser cazada, a convertirse en una presa que huye por un mundo lleno de trampas, secretos y depredadores. Así Hunted, además de por el misterio, apuesta por el peligro, por una adrenalínica afición por el riesgo que empuja, en cada escena, a sus personajes al borde -y a veces más allá- del filo del abismo.

Con un reparto lleno de rostros interesantes y muy bien acoplados a sus roles y una presentación impecable Hunted se antoja como un formidable entretenimiento que solo depende, en su búsqueda de grandeza, del reconocimiento que solo le puede llegar a través de un desarrollo impecable de sus muchos cabos abiertos. Sórdida, verosímil, seductora y adictiva, solo puede ser calificada como una de las más inquietantes y placenteras torturas para nuestros nervios de este comienzo de temporada.