ANGER MANAGEMENT (FX, Primer Episodio de 20 Minutos Aproximadamente) Con Charlie Sheen, Brett Butler, Derek Richardson, Shawnee Smith, Stephen Taylor, Mike Guzman.

Lo que necesitas saber: Es la nueva serie de Charlie Sheen, probablemente el actor más polémico y extravagante de la industria. Tras ser despedido de Dos Hombres y Medio fue rescatado de su desgracia por una FX que vio en su figura el centro mediático perfecto para sacar gran rendimiento de audiencia a bajo coste.

El reparto está liderado por el propio Charlie Sheen, genio, figura, estrella absoluta del show que bien se cuida en no faltar ni en una sola de las escenas de cada capítulo. Girando a su alrededor son todo satélites incapaces de hacerle sombra salvo por otro planeta de importancia como es Selma Blair, una actriz de peso elegida para darle la réplica a un Charlie crecido.

El guión nos presenta a Charlie Goodson, antigua estrella del béisbol que estropeó su carrera debido a un incontrolable ataque de furia. Años después de su desgracia Charlie se ha convertido en un psicólogo especializado en el tratamiento de personas que como él, son víctimas de una ira irrefrenable. Mientras intenta sacar lo mejor de sus pacientes, lo cual nunca es sencillo, Charlie intenta también lidiar con una hija maniática, una ex-mujer manipuladora y un vecino un tanto peculiar. Toda esta tensión amenaza con volver a sacar el lado más iracundo de Charlie, por lo que él mismo intentará buscar a un buen terapeuta que le ayude con su problema. Lo malo es que la única persona capaz de realizar el trabajo es la mejor amiga de Charlie, con la que también mantiene una satisfactoria relación puramente sexual.

Lo que nos ha parecido: Aunque tal vez proceda abrir con un repaso del peculiar calvario autoinfligido por Charlie Sheen, vamos a obviarlo por ser de sobra conocido por el personal que se haya interesado por este show. Resumamos que ese proceso fue una debacle mediática repleta de drogas, alcohol, actrices porno y frases desafortunadas que terminó con Sheen de patitas en la calle. FX lo recogió y lo puso a trabajar de inmediato con la poco loable intención de explotar su caída en desgracia de cara a conseguir audiencias arrolladoras, algo a lo que nuestro hombre se prestó a cambio de un sueldo capaz de desequilibrar la economía de un país en vías de desarrollo. Toda esta deriva, siempre publicitada al máximo, hacía presagiar un show rompedor, agresivo, único, diferente y Charliesheencentrista. De todos esos augurios solo hemos acertado el último. Sheen es la estrella de una serie que no merece tener ninguna. Anger Management es una sit-com al uso, mediocre, cobarde y desafortunada en su uso del humor. Es el catenaccio de la tele, el arte de dejar todo bajo mínimos con la esperanza de que un alarde de genialidad el crack anote y nos gane el partido. Sin Sheen, la serie no vale nada, aunque ya de por sí vale muy poco. Salvo el atractivo de ver al actor de nuevo en pantalla haciendo de sí mismo, el invento no aporta por el momento nada más. Sin duda surgirán de entre sus pacientes personajes extravagantes que protagonizarán situaciones al límite y la relación con su amiga – colega- terapeuta – amante apunta a grandes diálogos e incómodas escenas, pero por ahora todo es mera especulación sobre un futuro que tal vez no exista. Ahora mismo la serie rinde muy por debajo de sus posibilidades. Y eso sí que cabrea.

Lo que te recomendamos: Si eres un absoluto fan de Charlie Sheen o siempre deseaste ser como él, si no te pierdes ni una sola sit-com porque con cada risa enlatada un escalofrío de emoción te recorre el espinazo o si estás convencido de que FX no puede hacer una serie totalmente mala, no te saltes ni una sesión de Anger Management.