THE HOLLOW CROWN (BBC, Primer Episodio de 150 Minutos Aproximadamente) Con Ben Whishaw, Jeremy Irons, Tom Hiddleston, Patrick Stewart, Clémence Poésy, David Morrissey, James Purefoy, David Bradley, Lindsay Duncan, David Suchet, Rory Kinnear, Harry Lloyd, Michelle Dockery, Julie Walters, John Hurt, Richard Griffiths, Mélanie Thierry, Lambert Wilson.

Lo que necesitas saber: BBC dedica este verano a adaptar algunas de las obras más significativas de William Shakespeare sobre la realeza inglesa. La prestigiosa cadena ha elegido el tríptico Ricardo II, Enrique IV (esta dividida en dos partes) y Enrique V para relatar a su manera las muy diversas intrigas que afectaron a dichos monarcas a lo largo de sus mandatos, todos ellos marcados por la sangre, la guerra, la traición y la desgracia.

El reparto es de auténtico ensueño ya que a BBC no le ha temblado ni el pulso ni la cartera a la hora de reclutar a la florinata interpretativa de las islas y sus alrededores. En la piel de Ricardo II se mete el frágil Ben Whishaw a quien recordamos por El Perfume y que ya protagonizó The Hour para la compañía. Enrique IV se lo reparten entre el joven Rory Kinnear (de la también miniserie inglesa Black Mirror) y el veterano Jeremy Irons, que no necesita presentación. Tampoco necesitan una otros experimentados intérpretes como Patrick Stewart, Richard Griffiths o John Hurt, que se dejan ver acompañados por jóvenes como Clémence Poésy (Harry Potter),  Mélanie Thierry (Misión Imposible 4) o Tom Hiddleston (Los Vengadores) que cerrará la obra dando vida al mismísimo Enrique V.

La primera parte nos traslada al reino de Ricardo II, un monarca que ve cómo Enrique Bolingbroke, uno de sus más queridos caballeros se enzarza en una violenta disputa con un noble al que acusa de traición. A pesar de su evidente lealtad hacia su persona, el rey decide desterrar a Enrique, que acepta con gran dolor la pena. Durante su ausencia su padre, señor de Lancaster, cae enfermo, una coyuntura que Ricardo aprovecha para hacerse con el control del castillo y de sus bienes con la intención de sufragar así sus propias políticas. Una vez alertado de tal ofensa, Enrique romperá su promesa y volverá a Inglaterra para reclamar al rey lo que le pertenece. Sin embargo, una vez en la isla sus hombres intentarán convencerle para que deponga al monarca y ocupe su trono.

Lo que nos ha parecido: Una cadena de reputación intachable capaz de las más espectaculares producciones, un reparto que reúne talento con desmesura y un texto escrito por uno de los dramaturgos más importantes de la historia dan como resultado calidad por triplicado. Poco hay que reprocharle a esta seductor proyecto, cargado de rostros imprescindibles dentro del mundo de la interpretación llevando a cabo un trabajo por todos ellos soñado. Interpretar a Shakespeare es para un actor británico un acto que va más allá del arte y alcanza las fronteras de la religión. Como acto espiritual que para ellos es, todos lucen con esplendor, como llevados ligeramente por los cielos del Olimpo por un texto cuya creación está tan solo al alcance de los genios. La lástima es que lo que funciona en papelo no tiene porqué hacerlo en pantalla y para un gran sector del público presenciar dos horas y media de versos en inglés medieval puede resultar una auténtica tortura que ni las fangirls de Hiddleston serían capaces de soportar. Para el resto de mortales, capaces de ciertos sacrificios, la puesta en escena tampoco ayuda. BBC muestra al menos en este primer capítulo de su miniserie una forma demasiado teatral y poco cinematográfica, muy anclada a apuestas un tanto inverosímiles que poco ayudan a la ya de por sí difícil inmersión del público actual en el drama. Algunos escenarios y atavíos resultan un tanto chocantes y la narración del relato por momentos difusa, pasando de la grandilocuencia a la austeridad, del rigor histórico al histrionismo plástico sin pasos medios.  Es de esperar que pasando el testigo de un director a otro en cada tramo, se corrijan estos errores a través del propio estilo de cada cineasta, por lo que por ahora será recomendable esperar para cuestionar el reinado supremo del canal en este territorio.

Lo que te recomendamos: Si adoras el cine histórico, si te apasiona el teatro, si buscas un show televisivo con un reparto estelar o una serie a la que seguir este verano sin tener que comprometerte más allá, agudiza tu ingenio, afila tu espada y cubre tus espaldas para intentar hacerte por todos los medios con esta Corona Maldita.