JUSTIFIED  (13 Episodios de 45 Minutos Aproximadamente). Con Timothy Olyphant, Nick Searcy, Joelle Carter, Jacob Pitts, Erica Tazel, Natalie Zea, Walton Goggins, Raymond J. Barry, David Meunier, Damon Herriman, Jere Burns, Jeremy Davies, Kaitlyn Dever, Jim Beaver, William Ragsdale, Mykelti Williamson, Neal McDonough, Brendan McCarthy.

Sinopsis: Aunque el marshall Raylan Givens ha decidido tomarse las cosas con más calma después de los recientes sucesos y de su cambiada vida personal, las cosas pronto vuelven a ponerse feas en Harlan. Desde el norte ha llegado a la ciudad Robert Quarles, un peligroso “hombre de negocios” patrocinado por una salvaje organización mafiosa. Decidido a establecerse en la zona Quarles buscará aliados entre los criminales lugareños encontrando en cambio a peligrosos contrincantes. El más significativo será sin duda Boyd Crowder, cuyo destino se volverá a cruzar irremediablemente con el de su viejo amigo al otro lado de la ley. Cada uno a su manera intentará poner freno a la terrible amenaza que supone el recién llegado.

Crítica: El hombre del sombrero llegó dispuesto a pelear por un sitio en el infame mundo de la ficción televisiva. Sin titubeos, con la calma de un pistolero profesional y la habilidad de un estratega, cosechó aliados entre crítica y público, que pronto alertaron de la llegada de un peso pesado a la ciudad. El forastero pronto se hizo como de la casa, ganándose el respeto de los más insignes miembros de la comunidad con su efectiva mezcla de thriller, procedimental, drama y western moderno. Tras su excelente segunda temporada Justified está ya considerado como uno de los mejores productos que ofrece la pequeña pantalla y su personaje principal, Raylan Givens, como uno de sus iconos más representativos. Esta tercera campaña no iguala en calidad a su predecesora debido a algunos excesos de un guión notable, pero mantiene el listón muy alto y cumple con las expectativas. Se han introducido más villanos y en consecuencia debemos seguir más subtramas, pero afortunadamente el show recompensa nuestro esfuerzo llevándolas siempre a un punto común que como siempre eclosiona en un intenso final de temporada. Los personajes principales siguen evolucionando y mientras que el escurridizo villano al que interpreta un genial Walton Goggins parece encontrar la estabilidad, la vida del héroe de todo esto es cada vez más caótica. En consecuencia el Raylan de esta tercera temporada es más pasota, respondón y duro que nunca, lo cual desencadena situaciones en ocasiones hilarantes y en otras cargadas de un sentido dramatismo. Así la serie se contagia de las emociones de su protagonista pero sin dejar nunca de ofrecer un desarrollo complejo de los secundarios, siempre interpretados por actores inspirados que por momentos se transmutan en sus personajes haciéndonos olvidar su condición de histriones. Ese, el histrionismo, el exceso, es precisamente el factor más problemático al que se enfrenta Justified. Debe seguir al límite sí, pero sin cruzar ni un solo paso la frontera hacia un exceso de teatralidad que la convertiría en una burla de sí misma. Hay momentos puntuales en esta temporada en los que se resbala hacia esa peligrosa zona, lo que desmerece al resto de un conjunto por lo demás impecable. Intensa, sorprendente, trágica y cómica, Justified se confirma cada capítulo como un entretenimiento indispensable, una joya oculta en el corazón del sur más profundo.